Kasane – Maun



Y cuando estaba todo perdido, aparece un 4×4 de la nada…..

Después de tres días alrededor de Kasane, seguimos hacia el centro de Botswana, la ciudad de Maun.




Durante muchas horas circulamos completamente sólos por la carretera, como si fuérmos los únicos supervivientes de algún tipo de catástrofe…


A unos 70 kilómetros de salir de Kasane nos encontramos un pequeño pueblo con una gasolinera donde paramos a preguntar si nos podían llenar los depósitos. Llenamos hasta que se derramó por el lateral, pero cuando fuimos a pagar, el hombre que nos atendió nos dice que no tiene cambio…. No llevábamos monedas. Nos ofreció la posibilidad de ir a la tienda de la gasolinera cambiar dinero, pero advirtiendo que sólo lo harían si antes les compramos algo, que listos !!!

No teníamos pensado hacer compra en la tienda, así que volvimos a insistir en nuestra escasez de monedas. Nos fastidiaba sobre todo, porque el hombre llenó tanto los depósitos que prácticamente 1 litro se marchó por el lateral de los dos coches, y ese litro, era la diferencia de precio que necesitábamos en monedas. Al final y tras un rato de discusión, tira-afloja sin llegar a ninguna solución; dos hombres que estaban presenciando toda la escena, se ofrecieron a pagar la diferencia que nosotros no teníamos (10 Pulas = 1 Euro) y nos desearon buen viaje.



De camino a Nata tuvimos que atravesar otra valla de seguridad, donde repetimos la operación de limpiar todo el calzado y las ruedas de los coches. A nuestro lado, varias personas de una organización internacional contra el VIH siguen el mismo protocolo que nosotros. Botswana es el país del cono sur Africano con una de las esperanzas de vida más baja, en torno a los 35 años, tienen también un alto indice de portadores del VIH, el gobierno está haciendo muchos esfuerzos y revirtiendo los beneficios del turismo en aumentar la calidad de vida y ofrecer servicios sociales, pero como no lo pueden hacer todo solos, tienen la ayuda de grandes ONG’s.


La ciudad de Nata se encuentra en un lugar estratégico y todas las carreteras principales pasan por allí. En la entrada del pueblo, dos gasolineras rivalizan por captar al mayor número de clientes posibles: Mientras una tiene un área de servicio con una tienda totalmente equipada y comida rápida, en la otra, mucho más austera, el único empleado da gritos y hace señales a los vehículos para que entren a repostar allí.

Entre pequeños y rústicos poblados, a veces aparece alguna casa algo más elaborada.Siempre nos preguntamos que tipo de cargo ocupará su dueño para poder permitírsela.


Mientras descansábamos sentados en un banco a la sombra, un italiano nos preguntó si nos dirigíamos a Kasane, pero como íbamos en la otra dirección, se quedó sin transporte. Seguimos nuestra ruta con destino a Maun, que aún estaba a unos 300 kilómetros por otra carretera aburrida y sin nada a ambos lados.

A mitad de camino, y cerca de otra valla de seguridad, encontramos esta singular puerta fabricada con huesos de animales…


De camino a Maun atravesamos una zona de bastantes animales cerca de la calzada. Estos pobres borricos intentan escapar de las horas de más Sol resguardándose a la sombra de un árbol.


Llegamos a la hora de comer y tras el almuerzo, pasamos por la recepción para que nos mostraran nuestra zona de camping y preguntar que tipo de actividades podíamos desarrollar alrededor del Delta del Okavango.


La situación se nos complicó y de que manera al preguntar por las actividades, porque otra vez, es imposible entrar en el Parque Nacional de Moremi sin un vehículo 4×4; y el precio de los safaris privados cuesta alrededor de 1600 Pulas por persona.




El problema es que Maun está situada en el extremo sur del Delta del Okavango y a un par de horas de nuestra ubicación está el parque de Moremi. Los meandros, las zonas del río más interesantes, las tenemos a varias horas de distancia y nos es prácticamente imposible acceder a ellas en un solo día y por supuesto, con un coche que no es 4×4.


Buscamos planes alternativos, pero los precios que nos ofrecían eran demasiado caros para nuestra economía (un viaje en avioneta 4500 Pulas – 450 Euros), y como no teníamos 4×4, las opciones de hacer cosas por nuestra cuenta se quedaban en ninguna. Después de un buen rato, salió de la oficina el gerente del camping y nos ofreció su ayuda para conseguir un coche a través de un amigo suyo que los alquila. Con un par de llamadas de teléfono, cerró el trato en lo siguiente: un 4×4 para los seis, sólo por un día y al precio de 120 Pulas. Se puede decir que nos salvamos en el último momento….


Hay ocasiones en que todo sale bien o todo sale mal, esta vez llevábamos una tarde de locos, y en apenas quince minutos todo se arreglo. Unas personas cancelaron su paseo en barca por el río Okavango para la mañana siguiente. El gerente nos ofreció esas plazas, así que en apenas un rato ya teníamos el plan completo para los tres días de estancia en Maun.





Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio