Kasane – Kasane



Sin 4×4 no hay Safari.



Cuando llegamos a la puerta del Parque Nacional de Chobe, el guarda nos avisó de que sin un vehículo 4×4 no nos permitirían acceder al recinto. Así que tuvimos que volver al camping sin saber muy bien que hacer. Habíamos organizado el día dentro del parque, y con nuestros coches sin el 4×4 activado, nos quedamos un poco colgados.

En esta ocasión nuestro campamento se encontraba en una zona de árboles repleta de pájaros, que nos despertaban con sus cantos nada más salir el Sol.

Por la mañana varios facóqueros (parecido al jabalí) pasearon entre las tiendas buscando raices y sobras de comida.

Después de desayunar, nos acercamos a la recepción del lodge-camping para preguntar si había alguna posibilidad de hacer una excursión tipo safari por el parque y sus precios.

En la recepción nos ofrecieron un precio y unas horas que no nos terminaban de convencer, así que salimos del recinto y entramos a preguntar en el lodge vecino al nuestro. Allí, una chica muy simpática, nos consiguió a buen precio un coche con guía y la entrada al parque incluida, además de poder elegir nosotros la hora de la visita. Así que nuestro safari particular sería a partir de las 3 de la tarde.

A las tres en punto, el guía del safari nos estaba esperando en el sitio acordado. Nos avisó de que tenía que ir a buscar a su novia, que también se la llevaba al paseo, y tras recorrer medio pueblo, llegamos a la entrada del parque donde nos encontramos con un autobús repleto de niños y niñas que iban a hacer una excursión.

Jorge habla con el guía mientras el resto permanecen atentos a las explicaciones de este.

El autobús de escolares que iban a visitar el parque venía desde la capital del país, Gaborone y como es habitual por estos lugares, el número de pasajeros triplicaba el de asientos..

Ante la pregunta del guía de que tipo de animales queríamos ver, le respondimos que Rinocerontes, Leones, etc. Su respuesta no fue la esperada por nosotros…. No hay rinocerontes en el parque y los leones se pueden ver pero sólo de vez en cuando, igual que las hienas. En compensación nos dijo que veríamos Elefantes, Jirafas, Cocodrilos y todo tipo de herbívoros.

Un numeroso grupo de jóvenes machos de Antílope se alimentan tranquilamente mientras nosotros pasamos a su lado.

 

Poco a poco nos fuimos aproximando a la zona del río, el mismo en el que hicimos el paseo en barco, y a medida que nos acercábamos, el número de Cocodrilos era mayor. También nos cruzamos con los miembros de una familia de monos Babuinos que se acercaban a beber a la orilla.

Mientras observábamos los monos, un varano aprovecha para cruzar el camino con su paso lento pero seguro…

Tuvimos un momento de tensión pero a la vez sorpresa, porque desde detrás de una zona de árboles apareció un grupo de Elefantes, atravesando el camino. Nuestro guía paró en seco el vehículo y muy despacio fue dando marcha atrás para acercarse lo más posible a los animales. Mientras disfrutábamos del fortuito encuentro, nos explicó cómo se organizan las familias, quien manda en las manadas o a que edad un elefante se independiza de su madre. No había terminado de dar su pequeño discurso cuando nos encontramos casi rodeados por varios ejemplares adultos, entre ellos una hembra a la que teníamos a un metro escaso del coche….

Manteniendo la calma y en silencio la hembra de Elefante se mantuvo a nuestro lado durante varios minutos hasta que finalmente siguió el camino del grupo. El guía estaba bastante tranquilo, a esta hora del día con el Sol en lo alto, los Elefantes caminan en un estado de semi letargo, con los ojos medio cerrados; fuimos un obstáculo más en su camino, nada mas….

La manada de elefantes se aleja del río para pasar a escasos metros de nuestra situación….

Esta hembra se acercó tanto a nosotros, que podíamos escuchar su respiración

Tras el acercamiento, la manada continuó su camino buscando las sobras de los árboles donde descansar y comer.

 

El resto del día nada tuvo que ver con la tensión y la situación anterior. Muchos herbívoros: Sprinbrok, Kudu, Antílope, etc y bastantes Jirafas fue lo que pudimos fotografiar y ver.

Un Kudu pasta en un arbusto mientras varios pajarillos le limpian los insectos que tiene entre el pelo. Trabajo en equipo…

 

De vuelta a la puerta del parque y con el Sol agotando su última hora de luz, varias jirafas se dejaron ver cerca del camino.

Aunque se quieran esconder detras de un árbol, no son conscientes de que su cabeza siempre quedará a la vista…

 

.

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio